A la hora de pedir un préstamo, lo más normal es que acudamos a un banco. Es más, solemos acudir a nuestro banco de toda la vida. No obstante, existen varios tipos de prestamistas más allá de las entidades bancarias. Te explicamos los tipos de prestamistas que existen, sus ventajas e inconvenientes.

Préstamo Privado

Los préstamos privados son los más comunes.

El tipo de prestamista más habitual a la hora de pedir un préstamo es el prestamista privado. Esto es, cualquier persona jurídica que se disponga a ofrecernos un crédito, independientemente de la naturaleza del mismo. Consideramos prestamista privado no sólo a empresas, si no también a organizaciones gubernamentales, como pueden ser los fondos europeos.

Los más habituales son los siguientes tipos de prestamistas privados.

  • Bancos. Los bancos son los prestamistas más tradicionales. Se trata de entidades bancarias cuyo principal negocio son las cuentas bancarias y depósitos, pero que además otorgan préstamos. Es el primero al que solemos acudir, pero no el único.
  • Financieras. Las financieras son entidades que se especializan en financiación; es decir, en otorgar créditos. Por ello, no requieren que tengamos con ellos ningún otro producto asociado, como sí suele suceder con los bancos.
  • Organismos públicos. Aunque sean organismos públicos, lo cual es totalmente antagónico a algo privado, los denominamos prestamistas privados para diferenciarlos de los particulares, ya que son otorgados por entidades. Este tipo de créditos suelen ser otorgados de manera indirecta por bancos, como suece con los préstamos ICO.

A parte de este tipo de prestamistas, existen otras figuras que, aunque no son prestamistas per se, actúan como intermediarios. Esto sucede, por ejemplo, con los brókers de crédito, que serán quienes buscarán un crédito para ti, aunque ellos no sean los que dispongan el mismo.

Prestamista particular

Puedes pedir o prestar dinero legalmente como particular.

Algo poco conocido, es que un particular también puede actuar como prestamista. Si bien todos lo hemos hecho en algún momento en pequeña escala, es importante saber que cuando vamos a prestar grandes sumas de dinero, tendremos que formalizar el préstamo para evitar problemas con Hacienda.

Para actuar como prestamista privado, deberemos seguir los siguientes pasos.

  • Acordar los términos del préstamo. Independientemente de que queramos aplicar o no intereses, o incluso dar un plazo cerrado, es vital que exista un acuerdo con el prestatario.
  • Redactar un contrato de préstamo. Después de acordar los términos, hemos de redactar un contrato. Podrás encontrar un modelo más adelante en este mismo artículo.
  • Presentarlo a Hacienda. Esto se hará formalizando el Modelo 600 del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITAJD), el cual es el que tendremos que presentar en la Agencia Tributaria.

Puedes descargar aquí un modelo de contrato de préstamo entre particulares

¿Es el Banco de España un prestamista?

Banco de España
Banco de España, Madrid

Una idea bastante errónea es pensar que el Banco de España es un prestamista. Y es que, a pesar de su nombre, el Banco de España no es tanto un Banco como una entidad reguladora.

Si bien es cierto que el Banco de España actúa como administrador de las arcas del Estado, su principal misión es regular y controlar el ecosistema bancario del país. Por desgracia, no podemos ir al Banco de España a abrir una cuenta corriente o solicitar un préstamo personal.

De hecho, los organismos estatales que proporcionan créditos de manera indirecta, si bien están bajo la regulación y supervisión del Banco de España, son diferentes. Esto sucede por ejemplo con el famoso ICO o Instituto del Crédito Oficial, el cual se encarga de otorgar préstamos para fomentar la actividad empresarial española.

Lo que es más importante respecto al Banco de España y los prestamistas es siempre verificar que la financiera a la que pidamos un préstamo esté regulada por el Banco de España, ya que así nos aseguraremos que se trata de una entidad de confianza y legal.

Preguntas y Respuestas

¿Cómo se le llama a la persona que se le presta dinero?

A la persona, ya sea física o jurídica, que realiza un préstamo, se le considera prestamista. Puede ser, como hemos indicado, una organización o bien una persona física (o sea, un particular)

¿Qué hay que hacer para ser prestamista?

Si eres particular y quieres otorgar un préstamo, ya sea como favor o cobrando algún interés, deberás formalizar el crédito y presentar a hacienda el modelo 600 del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITAJD)

¿Quién me puede prestar dinero?

Cualquier persona física o jurídica tiene la capacidad de prestar dinero. En caso de ser particulares, para evitar problemas con hacienda, debemos presentar el modelo 600 del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITAJD)

¿Quién es el prestamista y quién es el prestatario?

El prestamista es la persona, física o jurídica, que pondrá el dinero a disposición del solicitante. Éste, por su parte, es el prestatario, quien recibirá el dinero y tendrá que devolverlo conforme a las condiciones del préstamo.