Línea de Crédito

¿Qué es una Línea de Crédito?

Cuando necesitamos un extra monetario, lo más normal es que pidamos un préstamo, o bien tiremos de nuestra tarjeta de crédito. No obstante, existe una tercera vía de financiación, un tipo de producto que no es muy popular entre particulares, pero que es otra manera de disponer de un extra en caso de necesitar una liquidez extra de vez en cuando: Una Línea de Crédito.

Definición Línea de Crédito

Una Línea de Crédito es, por definición, un contrato en el cual la financiera y el deudor pactan una suma de dinero de la que el deudor podrá disponer de manera preautorizada y durante un lapso de tiempo. Por ejemplo, nuestro banco puede decidir abrirnos una línea de crédito de 600€ cada mes. Esto significa que, mensualmente, podremos retirar de dicha línea hasta un máximo de 600€, no estando obligados a retirar todo el crédito, como si sucedería con un préstamo personal.

Por supuesto, salvo muy excepcionales ocasiones, este servicio tiene un coste, y es un % TAE en comisiones que se aplicará al dinero retirado. Algunas veces el sistema varía, como por ejemplo líneas de crédito que ofrecen una comisión fija independientemente del importe retirado, pero lo que es seguro es que no es un servicio gratuito.

Ejemplo

Nuestro banco nos ofrece una Línea de Crédito de 1.000€ mensualmente. Las condiciones son que se nos cargará con un 5% del importe retirado en concepto de comisiones. Esto no es un porcentaje TAE, si no un porcentaje aplicado directamente al importe retirado.

Este mes nos mudamos y necesitamos hacer uso de 500€ de nuestro crédito disponible en la línea para adquirir una lavadora. Cuando empiece el mes siguiente, deberemos devolver al banco 525€, lo que es el importe adeudado al que sumamos las comisiones. Al siguiente mes volveremos a tener 1.000€ disponibles en nuestra línea de crédito.

línea de crédito vs tarjeta de crédito
Aunque similares, hay varios pros y contras de la línea de crédito sobre la tarjeta de crédito.

Pros y contras de una Línea de Crédito

Las líneas de crédito son un gran desconocido para los particulares. Pero puede que nos sean muy útiles dependiendo de nuestras circunstancias personales.

Ventajas

  • Inmediatez. Una vez abierta la línea de crédito, no tendremos que hacer ningún trámite para solicitar el dinero. Hoy en día mediante la web o app de la financiera, podremos disponer del dinero las 24 horas del día.
  • Privacidad. Con la línea de crédito abierta, no tenemos que dar explicaciones sobre nuestros gastos. La financiera ya considera que somos solventes, por lo que no tenemos que justificar nuestros gastos.
  • Flexibilidad. A diferencia de los créditos, en los que tienes que pedir un importe exacto, con las líneas de crédito puedes solicitar el importe que necesites y cuando necesites.

Desventajas

  • Altas comisiones. Generalmente, la flexibilidad de las líneas de crédito se acaba pagando en comisiones mucho más elevadas que el resto de créditos al consumo.
  • Contratos complicados. A veces las condiciones de las líneas de crédito no están del todo claras. Intereses sobre lo dispuesto, lo excedido, lo no dispuesto, cuotas mensuales fijas… muchas veces necesitamos tiempo para comprender qué estamos contratando.
  • Caer en una espiral de deuda. Puede que acabemos asimilando ese crédito extra como parte de nuestros ingresos, cuando no lo es. Si tenemos 300€ disponibles cada mes y somos irresponsables, podemos caer en una espiral de deuda en la que al final acudamos a la línea de crédito para abonar los intereses de la misma. En estos casos es mejor acudir a un crédito de reunificación de deudas.

Diferencias con las Tarjetas de Crédito

Si dispones de una Tarjeta de Crédito, puedes pensar que las Líneas de Crédito y las Tarjetas de Crédito son exactamente el mismo producto. Pero no es exactamente así, aunque es cierto que se podrían considerar productos muy similares que siguen la misma base: disponer de un importe mensualmente preautorizado.

Para empezar, y aunque algunos ya lo sepan, hay que diferenciar entre tarjeta de crédito y débito, ya que ésta última es la que más usamos pero la que más comúnmente llamamos erróneamente «de crédito», cuando las tarjetas de débito simplemente usan el dinero de nuestra cuenta corriente, y las de crédito, crean una deuda.

Una vez aclarado esto, pasamos a las dos grandes diferencias con las tarjetas de crédito:

  • Límites más amplios en las líneas de crédito. Especialmente si se nos conceden en calidad de empresario o freelance.
  • Ausencia de soporte físico. Una línea de crédito no necesita una tarjeta, con sus ventajas (poder pedir el ingreso del crédito en tu cuenta) e inconvenientes (no poder sacar el efectivo directamente del cajero).
  • No están pensadas sólo para compras. Las tarjetas hay que usarlas para pagar un producto o retirar efectivo, porque están pensadas para compras. Las líneas de crédito no, ya que están pensadas para cualquier necesidad económica que tengamos.

Cuándo pedir una Línea de Crédito

Lo más importante es, antes de contratar o aceptar una Línea de Crédito, ser conscientes de que es un producto que necesitamos y no algo que contratamos «por si acaso», ya que como hemos indicado en puntos anteriores, podemos acabar «enganchados» a ese extra crediticio cada mes.

Por ejemplo, si tu objetivo es simplemente tener un extra puntual que puedas necesitar por si alguna factura se atrasa o necesitas un extra por un gasto puntual cada cierto tiempo, piensa en contratar un servicio descubierto por tu banco, ya que generalmente son más baratos, aunque no todos los bancos los ofrecen y no a todos los clientes.

No obstante, si vas a simplemente aplazar compras, lo tuyo son las tarjetas de crédito. No obstante, si de manera habitual necesitas tener una liquidez extra que sabes que podrás abonar igualmente el mes siguiente, la Línea de Crédito es tu producto. Es por ello por lo que está recomendada para autónomos y freelance, gente que puede necesitar de manera habitual adelantar pagos a proveedores o material que verán recompensados en un futuro, pero no pueden esperar a recibir el pago de otras facturas para continuar su producción.

Preguntas y Respuestas

¿Qué es una Línea de Crédito?

Una Línea de Crédito es un crédito preconcedido recurrente al que podemos acceder inmediatamente.

¿Cómo funciona las Líneas de Crédito?

Tras formalizar un contrato, tendrás disponible el crédito siempre que quieras, pudiendo solicitarlo online.

¿Puedo tener una Línea de Crédito siendo un particular?

Sí, muchos bancos y financieras ofrecen líneas de crédito a particulares.

¿Son las Tarjetas de Crédito y las Líneas de Crédito lo mismo?

No. Las tarjetas están pensadas sólo para compras y las líneas tienen mayores usos.

Financiar24 © 2020 Draivi Media España | Av. de Europa 26, Edificio Ático 5, 2ª planta | 28224 Pozuelo de Alarcón, Madrid | info@financiar24.es | VAT-ID: FI-24645516