tarjetas de crédito

Tarjetas de Crédito; Qué son y usos

Las Tarjetas de Crédito son uno de los productos financieros más populares y usados de los últimos años. Estas tarjetas nos permiten efectuar pagos y retirar efectivo desde cajeros a crédito, haciendo que dispongamos de un préstamo preconcedido cada mes para dicho uso.

No obstante a pesar de lo extendido de su uso, aún nos surgen muchas dudas. Solemos confundirlas con las tarjetas de débito, no sabemos cómo sacarles partido para pagar menos intereses y su mal uso puede llevarnos a una espiral de deuda de la cual es difícil salir.

Tabla de Contenidos

Historia de la Tarjeta de Crédito

Sabemos que muchas invenciones nacieron antes en la ficción que en la realidad, como los submarinos que ideó Julio Verne en su cabeza antes de que se inventaran. Pocas personas conocen que las Tarjetas de Crédito se idearon por primera vez también gracias a la ciencia ficción, y es que en el libro «Looking Backward» de Edward Bellamy ya se ideaba un futuro utópico donde se usaban tarjetas de pago, aunque en esta obra eran emitidas por el gobierno.

Influenciado o no por su lectura, la primera vez que se lleva a cabo un sistema así es en mediante la tarjeta Diner’s Club. Ésta tarjeta nace cuando un grupo de inversores se reunieron a cenar en 1949, y uno de ellos olvidó su cartera en casa. Aunque tuvo que acudir a su mujer para traerle efectivo y pagar la cuenta, pensó que sería genial idear un sistema de crédito a la hora de pagar sus comidas fuera, por lo que ideó ésta tarjeta que le permitiese pagar en una red de restaurantes en America.

La idea era buena, pero no cuajó; esta especie de antecesor del cheque restaurant sólo consiguió que 14 restaurantes se adhiriesen al club. Las tarjetas de crédito tal y como las conocemos nacen dos años después en Nueva York de la mano de Franklin National Bank, y su auge comienza gracias a American Express en 1958, ya que las populariza para el público más general.

Entre la década de los 50 y los 70, nacen las famosas Visa y MasterCard, haciendo que sea a finales de 1970 cuando finalmente se imponen como método de pago masivo, siendo los años 80 la década dorada de las tarjetas de crédito.

método de pago con tarjeta
Hoy en día, el uso de las tarjetas de crédito está tan extendido para compras online y en establecimientos que resulta difícil creer que nació en un restaurante.

Las Tarjetas de Crédito como método de pago

El método más popular de uso de una tarjeta de crédito es como medio de pago. Esto es debido a la propia naturaleza física de la tarjeta, ya que aunque a efectos prácticos las tarjetas de crédito son una representación física de un préstamo preconcedido, la ventaja de las tarjetas es poder usarlas como método de pago.

Como decimos, una tarjeta de crédito es básicamente una línea de crédito. Es una determinada cantidad de dinero que podemos disponer a crédito sin tener que realizar una solicitud. Y ésta es la diferencia con las líneas de crédito; al ser físicas, las tarjetas nos permiten usarlas para comprar un artículo, ahorrándonos el sacar dinero y esperar a la transferencia.

Los términos al usar una tarjeta de crédito como método de pago pueden variar dependiendo de la entidad emisora y del tipo de tarjeta de crédito. Generalmente no se carga comisión a la compra en sí, si no que a final de mes, cuando se liquide el recibo de la tarjeta, se nos cargará un importe al total del dinero usado a crédito. La operación que sí suele tener una comisión extra es sacar dinero de tu tarjeta de crédito.

No obstante, asegúrate siempre de conocer las condiciones de tu tarjeta de crédito, ya que muchas veces depende no sólo de la entidad si no de las condiciones personalizadas que nos hayan ofrecido.

comprar online con tarjetas de crédito
Aunque cada vez hay más alternativas, la tarjeta de crédito sigue siendo el método de pago preferido para compras online.

¿Necesito cambiar de banco para cambiar mis tarjetas de crédito?

Tradicionalmente, las tarjetas de crédito han sido emitidas por los bancos. Y es que la banca tradicional ha sido el gran pilar financiero durante muchos años, por lo que las tarjetas de crédito suelen estar asociadas a ser cliente de un banco. No obstante, esto está cambiando.

Gracias a internet y a las fintech, empresas financieras centradas en internet y las nuevas tecnologías, cada vez es más común usar diferentes financieras para diferentes propósitos. Si bien antes se usaba el mismo banco para nuestra hipoteca, cuenta nómina, préstamos y tarjetas, hoy en día es cada vez más extraño tener todos nuestros servicios financieros en la misma entidad, por más que nos puedan ofrecer buenas ofertas.

No es necesario cambiar de banco para cambiar tu tarjeta de crédito. Puedes tener tu cuenta corriente en una entidad y contratar una tarjeta de crédito con otra entidad financiera. Lo que puedes hacer es negociar con tu banco para que mejoren la oferta que te de la financiera externa, pero siempre escoge la que más te convenga.

Recuerda que una tarjeta de crédito es una forma de pago. Su principal papel es permitirnos aplazar nuestras compras, ya que si lo que necesitas es un crédito para otra cosa que no sea una compra, es mejor pedir un préstamo debido a sus intereses. No temas en pedir un préstamo a otra entidad, ya que los intereses por sacar dinero sumados al interés por el pago aplazado normalmente nos saldrá más caro que un préstamo personal.

mujer con tarjeta de crédito en la boca
Gracias al auge de las fintech, cada día hay más financieras que ofrecen sus tarjetas de crédito sin necesidad de que tengamos nuestra nómina domiciliada en sus cuentas.

Diferencias entre Tarjeta de Crédito y Débito

El error más común a la hora de hablar de tarjetas de crédito es confundirlas con las tarjetas de débito. Y es que en nuestra mente, la tarjeta de crédito es simplemente una tarjeta con la que podemos comprar y sacar dinero, pero muchas veces olvidamos el detalle importante de que con las tarjetas de crédito estamos generando, precisamente, un crédito.

La tarjeta que usamos diariamente, para sacar dinero de nuestra cuenta y comprar artículos por internet o establecimientos, deduciendo todas estas operaciones directamente de nuestra cuenta corriente, es la tarjeta de débito. Y una tarjeta de débito nunca debería aplicar comisiones. No obstante, es posible que al sacar dinero con ellas tengamos que pagar comisiones, pero esto sólo sucede su usamos una red de cajeros ajena a la que usa nuestro banco; no es el banco quien nos cobra, si no la red de cajeros.

Es importante saber que cada vez más lo común es que los bancos emitan tarjetas de débito y crédito. Son tarjetas que permiten realizar ambas operaciones, aunque por defecto suelen usar el débito de nuestra cuenta corriente. A no ser que se nos ofrezcan productos específicos, como las tarjetas oro, disponer de una tarjeta de débito y crédito es lo más normal hoy en día.

Una tarjeta de débito y crédito nos permitirá el pago aplazado, pagar tus compras desde tu cuenta corriente o crédito (usarla como forma de pago ya sea a crédito o débito), sacar dinero y cualquier otra función que te ofrezcan ambos productos.

Aunque existen leyendas urbanas como que el relieve de los números determina si es de crédito o débito, esto no siempre es cierto y debemos conocer qué producto hemos contratado.

Preguntas y Respuestas

¿Qué son las tarjetas de crédito?

Las Tarjetas de Crédito son un producto financiero que nos permitirán pagar compras a crédito; es decir, sin deducirlo de nuestra cuenta y generando una deuda con la financiera.

¿Para qué sirve una tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito nos permiten pagar en establecimientos, online o incluso sacar dinero a cambio de devolver el crédito usado y generalmente una comisión.

¿Cómo funcionan las tarjetas de crédito?

La mayoría de las tarjetas de crédito aplican un interés sobre la operación, sea sacar dinero o pagar, pero algunas aplican un interés fijo mensual o incluso ausencia del mismo si no aplazamos el pago más de un mes.

¿En qué se diferencian las tarjetas de crédito de las de débito?

Las tarjetas de crédito no usan el dinero de nuestra cuenta, si no que generan una deuda. Las de débito usan el dinero de nuestra cuenta corriente. Las tarjetas de crédito y débito nos dan ambas opciones.

Utilizamos cookies mejorar nuestros servicios. Política de Cookies.