Hipoteca fija o variable
Hipoteca fija o variable

Cómo vamos a pagar nuestra hipoteca es una decisión fundamental a la hora de escoger el hogar de nuestros sueños. Por ello, a la hora de contratar nuestra hipoteca, tenemos que tener bien claro qué significa contratar una hipoteca fija, una hipoteca variable y qué es el Euríbor, el índice que las regula.

Tipos de Hipoteca

IRPH o Índice de referencia de préstamos hipotecarios
Descubre los usos del IRPH aplicado a hipotecas

A la hora de contratar una hipoteca, lo más común es que se nos de a elegir entre los siguientes tipos de Hipoteca.

  • Hipoteca Fija. Se trata de una hipoteca cuyos intereses se calculan en base al Euríbor en el momento de la compra, mas un porcentaje TAE. Este tipo de hipotecas tienen una TAE más elevada, por norma general, pero nos aseguran una estabilidad y una cuota que no debería cambiar en función al Euríbor.
  • Hipoteca Variable. Son hipotecas en las cuales se aplica una TAE o tipo de interés menor, pero está ligada al cambio del Euríbor. Generalmente se actualizan anualmente. Son más baratas, pero estamos a merced de las fluctuaciones del mercado, haciendo que podamos acabar pagando más o menos.
  • Hipotecas Mixtas. Son las que combinan los dos tipos de pago. Generalmente, son hipotecas fijas que, transcurridos un determinado número de años, pasan a ser variables.

Como puedes ver, elegir la hipoteca que más te convenga tiene mucho que ver con tus expectativas de futuro, conocimientos del mercado o simplemente paz mental. Te explicaremos más adelante cómo deberías elegir tu tipo de hipoteca, pero antes necesitas saber qué es el Euríbor.

Euríbor como índice

euríbor
El Euríbor es la tasa que se aplican los bancos entre ellos a sus operaciones.

El Euríbor es el Tipo Europeo de Oferta Interbancaria (Euro InterBank Offered Rate) es el tipo de interés que los bancos europeos aplican entre sí cada vez que realizan operaciones crediticias entre ellos. Esto significa que cuando un banco presta a otro, no aplica la TAE, si no el Euríbor.

El Euríbor se considera un índice de referencia que establece la salud financiera de los bancos. Es decir, cuanto más bajo sea, mejor es el ecosistema financiero, por lo que se podrán permitir dar hipotecas más bajas. No obstante, en Economía pocas cosas son certeras.

Es por ello que el Euríbor puede encontrarse en negativo. Para nuestra desgracia como clientes, esto no significa que al contratar una hipoteca, el banco nos pague con ella. Siempre se aplicará un tipo de interés extra que el banco cobrará, por lo que un Euríbor negativo es una buena noticia, pero no significa que nos paguen por nuestra hipoteca.

Además, ten en cuenta que vivimos en tiempos de cambio. Por ejemplo, el Euríbor ha subido en los últimos meses de manera exponencial, a tenor de los últimos acontecimientos globales.

Hipoteca Fija o Variable

Elegir hipoteca fija o variable
Aunque se recomienda en estos días la hipoteca fija, no es necesariamente siempre la mejor.

Ahora que ya conoces las diferencias entre una hipoteca fija y una hipoteca variable, tienes que tener en cuenta los factores que te ayudarán a decidir entre contratar una y otra. Y es que en los últimos años llevamos escuchando que, al estar el Euríbor en negativo, la hipoteca fija es la mejor opción. Ahora, cuando el Euríbor está experimentando las mayores subidas de los últimos años, el juego ha cambiado.

Por ello, a la hora de elegir entre una hipoteca fija o variable, deberías preguntarte las siguientes cuestiones:

  • ¿Estabilidad o ahorro? Si prefieres tener tu mente en calma respecto a la cuota, sin pensar en los movimientos del Euríbor, te recomendamos que sin duda contrates una hipoteca a plazo fijo.
  • ¿Cuánto es el plazo? Si contratas una hipoteca a 20 años, puede que una hipoteca a plazo variable sea más rentable. Cuanto más dure el contrato en el tiempo, más posibilidades de que la cuota se encarezca o varíe.
  • ¿Es la cuota asumible? Si la cuota es muy elevada, no te la juegues con una hipoteca a plazo variable, ya que aunque pueda bajar, también puede subir.
  • ¿Crees que tu situación cambiará? Si la cuota te ahoga y no sabes si tu situación será estable, opta por la hipoteca fija. Si la cuota es baja en función a tus ingresos y tu situación es estable, puedes apostar por una variable.

Recuerda que por más consejos que te demos, en última instancia eres tú quien ha de valorar las opciones, pero siempre ten en cuenta más factores que el tipo de interés.

Preguntas y Respuestas

¿Qué es una hipoteca a tipo fijo?

Se trata de una hipoteca donde el tipo de interés a pagar se pacta a la hora de realizar el contrato hipotecario. Por ello, si toma el Euríbor como índice de referencia, la tasa de interés tendrá siempre el mismo porcentaje del momento de la contratación.

¿Qué es una hipoteca a tipo variable?

Se trata de una hipoteca cuya tasa de interés variará acorde al índice de referencia usado, normalmente el Euríbor. Suelen ser más baratas que las de tipo fijo, pero la fluctuación del Euríbor pueden encarecerlas a largo plazo.

¿Cuándo elegir una hipoteca fija o variable?

Generalmente, si el tipo de referencia es el Euríbor, conviene contratar la hipoteca fija si se encuentra en mínimos, como sucede actualmente. No obstante, si se esperan bajadas, lo mejor es contratarla variable.

¿Cómo afecta el Euríbor a una hipoteca fija o variable?

El Euríbor es el índice de referencia que se usa normalmente para calcular los intereses de una hipoteca. Por ello, cuanto más bajo sea el Euríbor, más barata será una hipoteca.