Obtener el tipo de tarjeta adecuado para ti y usarla inteligentemente te ayudará a obtener crédito, ahorrar dinero y disfrutar de una amplia variedad de beneficios. Te mostramos los diferentes tipos de tarjetas de crédito para que elijas por ti mismo/a.

Las tarjetas de crédito ofrecen comodidad, protección al comprador y una forma rápida de obtener crédito, suponiendo claro, que las uses de forma responsable. Usarlas de forma imprudente podría hacer que tu crédito se vea afectado, lo que consecuentemente afectará también a tu capacidad para pedir dinero prestado en el futuro. Comprender cómo funcionan las tarjetas de crédito te ayudará a elegir las tarjetas más adecuadas para ti, gestionarlas bien y ahorrar dinero.

¿Cómo funciona una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito te permite gastar dinero hasta un límite preestablecido. A su vez, recibirás una factura por lo que has gastado cada mes.

Es importante que intentes pagar el saldo total cada mes o al menos la cantidad mínima establecida.

La cantidad mínima la establece el proveedor de la tarjeta de crédito, la cual será al menos el 1% del saldo pendiente, más intereses, cualquier cargo por adelantado y, por último, la tarifa anual (si existe). La mayoría de las veces esta cantidad estará comprendida entre un 3 y un 5%.

Si pagas el total de la factura cada mes, no tendrás que pagar ningún interés sobre lo que pediste prestado a menos que hayas utilizado tu tarjeta de crédito para retirar efectivo.

Si no pagas toda la factura, se te cobrarán intereses que generalmente son de carácter retroactivo respecto a la fecha de la compra realizada.

Cosas que debes saber sobre las tarjetas de crédito

Hay algunos puntos importantes que debes tener en cuenta antes de solicitar y usar una tarjeta de crédito:

La entidad de la tarjeta de crédito llevará a cabo un exhaustivo estudio de tu solvencia cuando presentes la solicitud. Esto incluirá la verificación de tu historial de crédito. Si tienes una buena calificación crediticia, esto mejorará tus posibilidades para optar a una petición de crédito viable. También podría darte acceso a tarjetas que ofrecen tasas de interés más bajas y/u ofertas promocionales.

Si tu solicitud es aceptada, la entidad de la tarjeta te otorgará un límite de crédito fijado. Esto es, lo máximo que podrás gastar con la tarjeta. Lo cual puede ser, desde unos pocos cientos hasta varios miles de euros.

Debes realizar al menos el pago mínimo establecido para cada mes, incluso durante el período sin intereses. Puedes pagar tu factura de varias maneras, que se detallarán en cada una de tus facturas. Si tu preocupación tiene que ver con olvidarte de pagar las cuotas, puedes tratar de configurar un Débito Directo. Esto podrás hacerlo cuando puedas contar con suficiente dinero ingresando en tu cuenta bancaria en una fecha concreta cada mes. De tal forma que no te olvides de realizar ningún pago, para que no se puedan generar cargos indeseados en tu cuenta. Los cargos o pagos pendientes y atrasados también podrían dañar el estado de tu calificación crediticia.

Las tarjetas de crédito no son adecuadas para retiradas de efectivo debido a las altas tarifas establecidas. Si retiras efectivo con tu tarjeta de crédito, generalmente se te cobrará una tarifa con intereses (es decir, a una tasa más alta) desde el día en que hayas retirado dicho efectivo.

Además, debes tener al menos 18 años para solicitar una tarjeta de crédito.

Tipos de tarjetas de crédito

Hay todo un mundo ahí fuera relacionado con las tarjetas de crédito existentes en el mercado y podría ser divertido buscar la mejor elección para ti. Estos son los diferentes tipos de tarjetas que encontrarás. Sin embargo, es posible que estas tarjetas no estén disponibles en tu banco España.

Tarjetas de crédito con interés bajo

Estas tarjetas tratan de pagar el menor interés posible, con características tales como:
Bajo interés o 0% en compras. Estas tarjetas suelen ofrecer una tasa de interés baja de forma indefinida o, por lo general, una tasa de interés del 0 % durante un número específico de meses, pero luego vuelven a una tasa más alta.

Bajo interés o 0% en transferencias. Con una transferencia de saldo, transfieres tu deuda de una tarjeta de crédito existente a otra tarjeta para disfrutar de una mejor tasa durante un período determinado, volviendo después a tasas más altas.

Las tarjetas de crédito de recompensas

Las tarjetas de recompensas brindan bonificaciones para sus gastos diarios como, por ejemplo:

Devolución de dinero. Con una tarjeta de devolución de efectivo obtendrás un porcentaje del importe pagado. Por ejemplo, si gastas € 1,000 y obtienes un reembolso del 1% en efectivo, recibirás unos interesantes € 10 de recompensa.

Puntos por fidelidad. Sistemas de fidelidad como Néctar permiten a los titulares de tarjetas ganar puntos cada vez que gastan, para poder canjearlos más tarde. Es posible que se apliquen tasas de ganancias más altas para gastos en determinadas tiendas.

Viajes. Con una tarjeta de viaje, acumularás puntos o millas que luego podrás canjear por puntos para viajar alrededor del mundo.

Tarjetas de crédito especiales

Hay otro tipo de “nichos” relacionados con las tarjetas como, por ejemplo:

Tarjetas Oro, platino o negra (black). Estas son las tarjetas premium, a menudo cuentan con altas tarifas anuales o mensuales, pero también con altos límites de crédito y muchas otras ventajas, como pueden ser seguros de viaje, acceso a la sala VIP del aeropuerto, etc.

Tarjetas de empresa. Con este tipo de tarjeta, normalmente se permite una cantidad mucho mayor de titulares de tarjetas para cada cuenta y, de forma creciente, obtendrás más puntos, millas o reembolsos en gastos relacionados con tu empresa.

Tarjetas de estudiante. Estas tarjetas están diseñadas para clientes con poco o ningún historial crediticio.

Entonces, ¿Por qué usar tarjetas de crédito?

Puede haber muchas ventajas en el uso de tarjetas de crédito, siempre que se usen de manera responsable. Estás incluyen:

Ayuda para mejorar tu crédito. Al usar una tarjeta de crédito de manera responsable, es posible que puedas construir o reconstruir tu historial crediticio y mejorar tu puntaje crediticio. Un buen puntaje crediticio puede ayudarte a obtener mejores tasas de interés para cosas como préstamos para compra de automóviles, préstamos personales o hipotecas. El uso responsable significa pagar tus facturas puntualmente y mantener bajo el índice de utilización de tu crédito.

Presupuesto. Tu tarjeta de crédito viene con una herramienta de cálculo de presupuesto muy útil: el estado de cuenta mensual. Tu estado de cuenta mensual es como un diario que muestra tus hábitos de gasto. Puede ayudarte a determinar dónde gastas más tu dinero para que puedas crear un presupuesto realista basado en tus ingresos. Por lo general, también puedes acceder a tu estado de cuenta mensual y administrar tu cuenta online para obtener más facilidades añadidas.

Utilidad. Las tarjetas de crédito te ofrecen una manera rápida y fácil de pagar tus compras y servicios. Además, ahora muchas tarjetas incluso cuentan con tecnología contactless. Eso significa que todo lo que tienes que hacer es tocar tu tarjeta en un lector habilitado para pagos contactless y realizar tu compra. También puedes agregar tus tarjetas de crédito a tu billetera digital para brindarte formas más rápidas y seguras aún de realizar tus compras online o en persona.

Recompensas de tarjetas de crédito. Ganar recompensas puede ser una ventaja añadida a la hora de usar una tarjeta de crédito. Y es muy posible que hoy día puedas encontrar una tarjeta de recompensas que se adapte bien a tus hábitos de compra y necesidades personales.

Protección contra fraudes. Desafortunadamente, el fraude con tarjetas de crédito puede sucederle a cualquiera. Pero la buena noticia es que muchas tarjetas de crédito ofrecen protección contra fraudes y ventajas de seguridad para ayudarte a mantener tu tarjeta de crédito más segura. Si bien estas protecciones varían según el emisor, pueden incluir cosas como responsabilidad por fraude de €0 si alguna vez pierdes o te roban tu tarjeta, alertas de seguridad, bloqueo de tarjeta y tarjeta virtual.

Elegir la tarjeta de crédito adecuada para usted

Ahora que conoces mejor los diferentes tipos de tarjetas de crédito que existen, es posible que te preguntes: ¿Cómo elijo la tarjeta más adecuada para mí?

Primero de todo, es importante saber que solicitar tarjetas de crédito puede conllevar averiguaciones detalladas a cerca de tu estado de crédito. Además, como ya hemos explicado, demasiadas operaciones comprometidas en un corto período de tiempo podrían dañar tu puntaje de crédito. Por eso es tan importante investigar en detalle antes de comenzar a solicitar tarjetas de crédito.

Es posible que necesites tener en cuenta algunos aspectos previos como por ejemplo: qué tarjetas coinciden con tu puntaje de crédito, APR, tarifas, si deseas obtener recompensas o no, etc. Y por supuesto, también es una buena idea asegurarte y comprender bien los términos asociados a cualquier tarjeta de crédito que estés pensando solicitar.

Gratis y sin compromiso

Selecciona el importe
Podrás tener tu primer préstamo de hasta 300€ gratis.
Correo electrónico
Número de móvil
Ejemplo representativo: Crédito de 5.000€. A devolver en 24 meses. Cuota mensual 362€. TAE 79,6%. Cantidad total a devolver 8.969,57€. TAE mínimo 8,95%
TAE mínimo 8,95% - TAE máximo 81%. Devuélvelo en un plazo desde 12 a 84 meses.