Moratoria

Moratoria
Definición de Moratoria y cómo aplazar tu hipoteca.

Definición de Moratoria (Hipotecas, Coronavirus…)

Desde hace unos meses, el concepto moratoria ha estado de nuevo en boca de todos. Este término, concretamente su acepción financiera, vuelve a estar de moda especialmente debido a la nueva Ley de Moratoria de Préstamos e Hipotecas que el gobierno aprobó durante la primera ola de la pandemia del Coronavirus. Pero, ¿Qué es una moratoria? ¿A qué productos se aplica? ¿Cómo se consigue? En Financiar24 te lo explicamos.

Tabla de Contenidos

Definición de Moratoria

La etimología de la palabra moratoria proviene del latín tardío «moratorius» cuya traducción literal sería «dilatorio». Si acudimos a la Real Academia Española buscando por la definición de la palabra moratoria, encontraremos lo siguiente:

moratoria
Del lat. tardío moratoria, f. de moratorius ‘dilatorio’.
1. f. Prórroga en el plazo establecido para algo, especialmente el pago de una deuda o el cumplimiento de una obligación.

Diccionario de la Real Academia Española.

Vemos pues que el término moratoria se aplica principalmente al ámbito financiero, y más concretamente cuando hablamos de deuda. No obstante, el término en sí puede ser aplicado a otras áreas. Ejemplos de diferentes moratorias no relacionadas con deudas son los siguientes:

  • Moratorias legales, no hablamos de moratorias de deuda impuestas por ley, si no moratorias que se aplican a las leyes. Por ejemplo, la moratoria nuclear, que suspende actividades y desarrollo nuclear por un tiempo, la moratoria de la pena de muerte, que hace lo propio con las ejecuciones o la moratoria de caza de ballenas. No son prohibiciones per se, si no suspensiones de carácter temporal, al menos de inicio.
  • Moratoria fiscal, cuando un Estado decide otorgar una moratoria a un ciudadano que no ha cumplido sus obligaciones fiscales a tiempo. Como puedes comprobar, es similar a una moratoria de pago, pues las obligaciones fiscales podrían considerarse también una deuda contraída hacia el estado.
  • Moratoria psicosocial, un término psicológico referido al lapso de tiempo necesario para un adolescente en el proceso de forjar su propia identidad; un «aplazamiento» de la misma.

Como puedes ver, definir moratoria simplemente como una suspensión temporal o aplazamiento de la deuda no es del todo correcto, aunque por supuesto es la acepción más usada.

No obstante, el término moratoria también se usa como sinónimo de conceptos financieros como suspensión de pagos, default o insolvencia, que es cuando, por decirlo de alguna manera, sucede de la manera inversa. Es decir, un pagador, comúnmente una empresa, es incapaz de abonar su deuda con sus proveedores o empleados, por lo que en ocasiones se llama de igual manera moratoria.

Moratoria Hipotecaria y de préstamos

No obstante, en este artículo nos centraremos en la acepción más usada y aceptada del término moratoria, que es en el caso de que un deudor, ya sea un particular o empresa, contrae una deuda con un pagador, normalmente una entidad financiera. Si la situación de insolvencia del deudor es extrema, ya sea mediante leyes o negociaciones, se puede llegar al extremo de aplicar una moratoria.

Tanto en la moratoria hipotecaria como en la de crédito, básicamente la situación es la misma: el deudor es incapaz de abonar la deuda, por lo que se llega a un pacto de moratoria. No obstante, seguro que pocas veces has escuchado que esto suceda en préstamos, pero tiene una explicación sencilla.

Una Hipoteca es, a fin de cuentas, un préstamo más. La gran diferencia viene con los números; una casa es un bien muy costoso cuyo importe se paga normalmente en décadas. Por ello, son préstamos que las financieras y bancos piensan bien antes de otorgar. Si un deudor no puede abonar la deuda, es todo una tragedia para ambos. Por ello, es en estos casos cuando más se aplican moratorias, ya sea negociando directamente con el banco como mediante procesos judiciales.

No obstante, cuando hablamos de un crédito, los importes no suelen ser suficientemente preocupantes como para iniciar un proceso judicial que acabe en una moratoria, por lo que ni pagador ni deudor suelen estar interesados en ello. Y por parte de la financiera, pocas veces les conviene negociar una moratoria ya que aplicando gastos por mora o vendiendo su deuda a una compañía de recobros suelen recuperar su dinero. No obstante, existen casos de préstamos elevados o cuyos intereses abusivos han acabado en los juzgados.

Debido a la urgente crisis sanitaria que desembocó la consecuente crisis económica, el gobierno tomó la decisión de aprobar una Ley de Moratoria para Préstamos e Hipotecas.

Medidas de emergencia por la pandemia

Durante la primera ola de la pandemia del Coronavirus, el Gobierno de España lanzó una medida de urgencia para evitar que las economías particulares colapsaran debido a los estragos que el confinamiento había causado en la población, ya que el sector servicios, clave en la economía española, tuvo que cerrar durante varios meses.

Este Real Decreto-ley 8/2020 permitía a quienes cumplieran ciertos requisitos acogerse a una moratoria de hasta tres meses de sus deudas crediticias, ya fuesen préstamos o hipotecas.

Teniendo en cuenta que dicha Ley tenía efecto para el año pasado, no nos detendremos en especificar la documentación necesaria, así como los requisitos, ya que hoy por hoy es imposible pedirla. En resumen, si nos encontrábamos en situación de vulnerabilidad y conseguíamos probar tanto este hecho como que la pandemia efectivamente nos había afectado.

Esta medida fue aplaudida por unos y criticada por otros, pues los bancos empezaron a endurecer sus condiciones a la hora de otorgar créditos.

Si queréis leer más, podéis echar un vistazo al artículo que Top5Credits escribió acerca de la Ley de Moratoria.

Consejos y trucos para conseguir una moratoria

Lo primero que debes plantearte es que no conseguirás una moratoria si no la necesitas. Tu situación tiene que ser realmente vulnerable para que los juzgados o la financiera decidan otorgarte dicho período de gracia. No obstante, si consideras que es así, te recomendamos lo siguiente.

  • Intenta negociar siempre. Iniciar procesos judiciales sin haber intentado llegar a un preacuerdo puede considerarse mala fe llevarte a perder el juicio.
  • Confirma que la ley te ampara. Investiga antes de llevar a cabo el proceso para saber que tu caso tiene posibilidades.
  • Explora alternativas. Tienes bastantes armas en tu arsenal si hablamos de hipotecas, como la novación o cancelación de la misma.

Preguntas y Respuestas

¿Cuál es el significado de la palabra moratoria?

Se trata de una suspensión o aplazamiento temporal de una obligación o deuda. Generalmente se aplica a préstamos o hipotecas.

¿Qué diferencia hay entre moratoria y aplazamiento?

En el primer caso, se trata de una medida extrema debida a la insolvencia del deudor, por lo que no se aplican intereses pero puede durar hasta 6 meses máximo. En el segundo caso, la duración es ilimitada pero el pagador aplicará intereses.

¿Cómo pedir una moratoria?

Puedes negociarla directamente con el pagador de la deuda, pero existen recursos judiciales en caso de estar amparado por la ley.

¿Cuáles son los requisitos de la Ley de Moratoria?

Debemos encontrarnos en situación de vulnerabilidad, además de demostrar que la causa es debida a la crisis sanitaria.

Por Adan

Con años de experiencia en el sector Seguros y habiendo colaborado con varios medios en España, Adán es un apasionado de la actualidad, la política y el arte.