Abrir una cuenta conjunta: posibilidades, costes y comparación.

Abrir una cuenta bancaria puede ser muy útil en algunos casos. Por ejemplo, si tú y tu socio (casi siempre, tu pareja) queréis una sola cuenta desde la que se anoten todos los gastos fijos y desde la que podáis pagar la compra. Asimismo, abrir una cuenta de este tipo puede ser un regalo del cielo. ¿Quieres saber más sobre las posibilidades y los costes de abrir una cuenta bancaria conjunta? En este artículo te lo contamos todo.

Abrir una cuenta bancaria conjunta:

Cuando empezáis a vivir juntos, es frecuente que también empecéis a compartir los gastos de la casa, la comida y otros gastos fijos. Por supuesto, cada uno puede pagar algunas de las facturas desde su propia cuenta bancaria, pero eso no es muy conveniente. Una cuenta bancaria conjunta es una solución práctica en casos como éste. Si quieres abrir una, existen varios tipos:

Cuenta conjunta indistinta o solidaria:

Es la cuenta más común y conveniente. Todos los titulares gozan de la libertad para realizar movimientos en la cuenta. Ambos pueden ingresar y retirar dinero sin necesidad de permiso del otro. Es ideal para personas que quieran compartir una cuenta para pagar todos los gastos fijos y necesidades. No es necesario estar pendiente de quién paga cada cosa ya que los cargos se ejecutan de manera automática en la cuenta.

Cuenta conjunta o mancomunada:

Una cuenta mancomunada es una cuenta en la que no se puede depositar ni retirar nada sin el permiso de los demás titulares. La ventaja de esto es que la otra persona nunca podría gastar todo el saldo de la cuenta. El inconveniente es que esto no es muy práctico si quieres utilizar la cuenta para hacer compras, por ejemplo. Lo más práctico para el uso diario, es mejor abrir una que sea indistinta, esta es también la cuenta que la mayoría de los bancos ofrecen como una cuenta conjunta.Esto podría ser una solución para las parejas que quieran ahorrar dinero juntos.

Existe un tercer tipo de cuenta conjunta denominada como “Subordinada”, se dividen los titulares por categorías: titulares de nivel superior y titulares de nivel inferior. Los titulares del nivel superior no necesitan de autorización para realizar funciones en la cuenta. En cambio, los titulares del nivel inferior sí necesitan consentimiento del resto.

¿Quiénes son los que usan una cuenta conjunta?

La mayoría de las personas que abren una cuenta de este tipo son aquellas que tienen una relación y quieren utilizar la cuenta para pagar los gastos fijos. Sin embargo, abrir una cuenta conjunta también puede ser muy conveniente en otros casos. Por ejemplo:

Con tu(s) compañero(s) de piso. Ideal para pagar los gastos fijos y otras necesidades.
Con la familia. También puede ser una solución ideal para las familias. Sobre todo, si los niños hacen regularmente la compra u otro tipo de gatos.

Con los amigos. Por ejemplo, para los amigos que se van de vacaciones juntos o hacen un viaje de larga duración.
¿Dónde abrir una cuenta conjunta?; En los bancos.

Abrir una cuenta bancaria conjunta se puede hacer en (casi) todos los bancos que hay en nuestro país. A la hora de buscar el banco adecuado, es conveniente fijarse, entre otras cosas, en los costes de esa cuenta.
Comparación de los costes.

Comparar las comisiones de una cuenta bancaria es una buena manera de determinar qué banco le interesa más. Al fin y al cabo, las comisiones de esa cuenta suben cada mes. Y aunque la diferencia no parezca tan grande al principio, puede llegar a ser bastante con el tiempo.

Busca también otras ventajas.

Basar tu elección únicamente en el coste mensual tampoco es muy práctico. Lo mejor es tener en cuenta también otras ventajas o desventajas. Por ejemplo, como nuevo cliente, ¿Obtienes algún descuento si abres una cuenta bancaria en el banco en cuestión? ¿Y si percibes una tarjeta de débito adicional para poder retirar e ingresar dinero, está incluida en el precio o hay que pagar más por ella?

Fíjate bien en los descuentos y promociones.

Muchos bancos utilizan ofertas especiales para atraer a los clientes. Suelen ofrecer, por ejemplo, unos meses de uso gratuito de la cuenta o un descuento considerable. Aunque parezca una buena opción, es conveniente comprobar si dicha opción merece la pena después de los descuentos y promociones.

El banco más barato depende de lo que necesites.

Por ejemplo, ¿crees que es importante poder utilizar una tarjeta de crédito? En la mayoría de los casos, hay costes adicionales. Por eso, para elegir bien el banco, es importante fijarse no sólo en el precio, sino también en lo que necesitas.

¿Qué se busca al cerrar una cuenta conjunta?

¿Qué quieres hacer exactamente con la cuenta y qué es importante para ti? Son cosas que puedes preguntarte a la hora de abrir una cuenta conjunta. Algunas de las cosas que puedes buscar al cerrar una cuenta conjunta son:

Coste mensual:

Por supuesto, el coste mensual es importante. Sin embargo, es conveniente no centrarse sólo en ese precio, sino también fijarse en lo que se obtiene exactamente por ese mismo coste.

Tarjeta de débito adicional:

Una tarjeta extra es útil en la mayoría de los casos. Sobre todo, si se va de compras. En algunos casos hay que pagar más por una tarjeta extra, mientras que en otros es gratuita.

Interés

Otra cosa a la que puedes prestar atención es al tipo de interés que obtienes en la cuenta. El importe de los intereses puede ser decisivo, especialmente si queréis ahorrar juntos.

Estar en números rojos

¿Crees que es importante que puedas quedarte en números rojos en la cuenta? Es algo que puedes tener en cuenta a la hora de decidir qué banco elegir. En algunos bancos, estar en números rojos no supone ningún problema, mientras que en otros hay (bastantes) condiciones. Así que es bueno mirarlo.

Aplicar por Internet

La rapidez con la que se puede abrir una cuenta y lo que hay que hacer para conseguirlo, puede ser un factor a la hora de decidir. Hoy en día, la mayoría de los bancos permiten abrir una cuenta directamente en línea. El tiempo que se tarda en recibir las tarjetas de débito y poder utilizar la cuenta varía de un banco a otro.

Tarjeta de crédito

¿Crees que es importante poder utilizar una tarjeta de crédito? Se puede en la mayoría de los bancos. Pero antes, debes comprobar siempre los costes y las condiciones. En algunos bancos la tarjeta de crédito es gratuita, mientras que en otros hay que pagar por ella.

Si incluyes los costes de una tarjeta de crédito en tu comparación, podrás elegir mejor.

¿Qué tan flexible es una cuenta conjunta?

Para las personas que quieran abrir una cuenta conjunta con sus compañeros de piso, o para las personas que quieran abrir una cuenta conjunta temporal con amigos, es importante que la cuenta (y el banco) sea flexible. Por ejemplo, BBVA te permite abrir una nueva cuenta en segundos que puedes compartir con tus amigos, familiares o compañeros de piso. ¿Ya no necesitas la cuenta? Basta con cerrarla de nuevo siempre y cuando tengas el consentimiento de todos los titulares de la cuenta.

¿Qué se puede hacer con una cuenta conjunta?

Una cuenta conjunta es igual que una cuenta corriente, pero también puede abrir una cuenta de ahorro conjunta o una cuenta corriente. Aparte de eso, una cuenta corriente (cuenta conjunta indistinta) funciona en realidad exactamente igual que su propia cuenta corriente. Ambos (o todos) tenéis acceso al entorno online de vuestro banco, ambos podéis retirar e ingresar dinero y, por tanto, ambos tenéis conocimiento y acceso al dinero.

Desventajas de cancelar la cuenta personal:

La desventaja de cancelar una cuenta personal es que realmente no tienes dinero para ti. Al fin y al cabo, todo está en la cuenta conjunta. Por supuesto, es una elección personal. Puedes optar por reservar una determinada cantidad de dinero al mes para tu uso personal o utilizar un PIN, de modo que sigas teniendo dinero que puedas gastar libremente.

¿Qué hay que tener en cuenta al abrir una cuenta conjunta?

El hecho de que ambos (o en algunos casos todos) conozcan la situación financiera y tengan acceso al dinero de la cuenta es conveniente, pero también garantiza la precaución. Al fin y al cabo, es importante que sólo abra una cuenta conjunta con alguien en quien pueda confiar (con su dinero).

Confianza:
Una de las cosas más importantes si quieres abrir una cuenta conjunta es que confiéis el uno en el otro. Sólo así el uso de una cuenta de este tipo será conveniente y agradable. El hecho de que ambos tengáis acceso a la cuenta y podáis hacer básicamente lo que queráis con ella, también significa que alguien puede retirar de repente todo el dinero de la cuenta o hacer una compra cara sin más. Por lo tanto, es muy importante que confiéis el uno en el otro y que establezcáis acuerdos claros sobre el uso de la cuenta.

Estableced acuerdos claros.

Si vais a abrir juntos una cuenta conjunta, es necesario llegar a algunos acuerdos al respecto. Por ejemplo, es importante que os toméis un tiempo para determinar cuánto vais a depositar en la cuenta conjunta. Cómo podéis gastar el dinero de la cuenta. Y qué ocurrirá si tenéis que hacer frente a un gasto inesperado (grande) o si dejáis de tener dicha cuenta. Si se establecen acuerdos claros al respecto, se pueden evitar desacuerdos y falta de comunicación.

Muerte:
Probablemente prefieras no pensar en ello, pero ¿cómo se organizan tus asuntos financieros si uno de los dos fallece? Es frecuente que se bloquee una cuenta a nombre exclusivo del fallecido. Como parte de la cuenta, a veces puede ser bastante difícil acceder a ese dinero, sobre todo si no estáis casados. Si la cuenta bancaria es indistinta, el titular sobreviviente tendrá acceso a la cuenta bancaria conjunta, en caso de que sea una cuenta conjunta o mancomunada se debe tener consentimiento de los herederos del titular fallecido. En algunos casos se puede producir el bloqueo de la cuenta.

Consentimientos de los herederos:
Como hemos mencionado anteriormente, es posible que tenga que lidiar con el derecho de herencia tras el fallecimiento de tu socio. Si trata de una cuenta bancaria conjunta o mancomunada, siempre se deber tener el consentimiento de los herederos, en este caso del titular fallecido.

Transferencia de cuentas conjuntas tras el fallecimiento.

En la mayoría de los bancos es posible transferir la cuenta a nombre de la otra persona tras el fallecimiento de uno de los titulares siempre y cuando se encuentre en una cuenta indistinta. De este modo, no hay que suspender los adeudos directos actuales y podéis continuar como de costumbre. Sin embargo, hay excepciones. Algunos bancos exigen que se cierre la cuenta conjunta si uno de los dos titulares fallece o incluso el consentimiento de los herederos dependiendo del tipo de cuenta conjunta que dispongas.

Si te divorcias.

¿Te vas a separar? Entonces tiene varias opciones en cuanto a la cuenta conjunta. Lo más justo, por supuesto, es repartir el saldo que queda después de pagar todas las facturas o devolver a cada uno su parte. Luego, si es necesario, podéis cerrar la cuenta o transferirla a una cuenta personal a nombre de uno de vosotros. ¿Tenéis un contrato de convivencia? Es posible que hayáis pactado en dicho contrato este tipo de situaciones.

Si la situación entre vosotros no va tan bien, entonces una cuenta conjunta puede ser un riesgo. Al fin y al cabo, uno de los dos podría sacar todo el saldo de la cuenta conjunta (dependiendo del tipo de cuenta conjunta que sea).

Deudas:

Con una cuenta conjunta, no sólo compartes el saldo, sino también las deudas. Si os separáis, esto podría suponer un problema, sobre todo si esto es contencioso. Si tu ex pareja saca el dinero de la cuenta, también serás responsable de la deuda resultante. Además, por supuesto, ambos sois responsables de cualquier deuda que hayáis contraído juntos en la cuenta conjunta.

¿Abrir una cuenta conjunta o no?

Abrir una cuenta bancaria conjunta puede ser muy conveniente en muchos casos. Sobre todo, si vivís juntos y queréis compartir todos los gastos o tener acceso al dinero juntos. A continuación, mencionamos brevemente las ventajas e inconvenientes de una cuenta conjunta, para que puedas decidir por ti mismo.

Ventajas:

Entre las ventajas de la cuenta conjunta se encuentran los siguientes:

  • El hecho de compartir los gastos juntos, por ejemplo, hace que la relación sea más sana.
  • Con una cuenta conjunta ya no hay líos por saber quién paga cada cosa.
  • Ambos tenéis conocimiento y acceso al dinero de la cuenta.
  • Podéis ahorrar juntos.
  • Asumís juntos la responsabilidad.

Desventajas:

  • Una persona puede sacar todo el dinero de la cuenta sin el permiso de la otra (dependiendo del tipo de cuenta conjunta) y una cuenta conjunta conlleva gastos adicionales.

Gratis y sin compromiso

Selecciona el importe
Podrás tener tu primer préstamo de hasta 300€ gratis.
Correo electrónico
Número de móvil
Ejemplo representativo: Crédito de 5.000€. A devolver en 24 meses. Cuota mensual 362€. TAE 79,6%. Cantidad total a devolver 8.969,57€. TAE mínimo 8,95%
TAE mínimo 8,95% - TAE máximo 81%. Devuélvelo en un plazo desde 12 a 84 meses.